sábado, 25 de agosto de 2012

Histórica Chascomús


Amigos Turistas hoy nos adentramos en la historia de la calle más emblemática de Chascomús, la querida calle Buenos Aires, testigo del progreso de esta Ciudad.
¿Qué ya viniste a visitarnos y no sabes cual es?. . . A no preocuparse!, seguramente la has transitado, mirando vidrieras, ó a lo mejor tomaste un helado, ó un rico café, en sus veredas. . . Pues hoy de llama Libres del Sur, pero queremos contarte como surgió, por qué se la llamó así y porque hoy lleva el nombre de tan noble gesta y también, por que no, hoy ninguna calle de la Ciudad lleva su nombre. . .
Si nos remontamos en el tiempo, con la llegada del Ferrocarril Sud, en 1865, la calle Buenos Aires, se transformo, en el paso obligado para quienes llegaban ó salían para Buenos Aires, ósea la actual Capital Federal; si bien era de tierra, con los consabidos problemas que ello ocasionaba, esto no era motivo para que no progresara.
Como bien cuenta en su libro “Chascomús entre dos siglos” Alicia Lahourcade, “Entre la Plaza Independencia y la Plaza de la Estación, tendida como una flecha la calle Buenos Aires que en su sentido real, era la calle que llevaba a la estación para viajar a Buenos Aires, y en su sentido simbólico, la calle que quería competir con Buenos Aires”. 
¿Pero a qué se debió su impronta y trascendencia?. Creemos que podemos darles una pista a través de esta hermosa poesía, de Bernando Alzola, que hemos extraído del libro “Sueños de Laguna, rejas. . . y poetas”. Una antología de Poetas Chascomunenses, editado en el año 1999, por la Municipalidad de Chascomús conjuntamente con la Dirección General de Cultura y Educación.
A disfrutarla!:  

A la calle de Buenos Aires
Nacía como un reloj
parado como esquinero
en la estación de servicio
de Bonavita y Montero.

Cubierta de buena sombra
limpia, alegre y cordial
se cambiaba de vereda
e ingresa al Club Social.

Pasaba por lo de Biggi
seguía airosa y coqueta
y en la Farmacia de Plou
le atendían recetas.

Vieja calle Buenos Aires
hoy a vos voy recordando
quién no estuvo alguna vez
en el Mickey almorzando.

Quien no te ha recorrido
para que yo no te escriba
y en una noche de corso
quien no siguió una piba.

Cruzada por Arenales
la primera cuadra llevo
ahí fue la Casa Mazzaro
aquella que mató el fuego.

La otra punta de la esquina
la que me faltaba nombrar
mostraba a Quico Plorutti
al frente de su bazar.

Difícil pensar el tiempo
no parece que se escapara
la Despensa de Gutiérrez
que entonces daba la yapa.

Ahora cruzo la vereda
y caminando piolón
recordando buenos tiempos
tomo un café en El Colón.

Y mirando para enfrente
estoy tranquilo y feliz
saboreando un Saratoga
comprando en Casa Ruiz.

Mil pinturas y pinceles
para que lo recordés
tenía la ferretería
de Pignataro y Valdés.

La peluquería de Borrego
junto al Diario El Imparcial
en la esquina Casa Boo
y cruzando El Nacional.

De allí una barra famosa
entre vermouth y cigarrillos
en honor a la amistad
construyeron un castillo.

La Farmacia de Alfonsín
junto a la Casa Machado
y cruzando la vereda
me meto en el Club de Empleados.

La relojería de Hernández
y familias que ya no hay,
si ya no paran los micros
en el café El Achalay.

Cortada por la calle Cuba
hoy Remedios de Escalada
la vieja Casa Pertusi
el Provincia y la Parada.

El viejo café de Racco
con Herminio y con el Tati
compro el diario en lo de Oroz
con un caramelo gratis.

Yerba, azúcar y fideos
de varias marcas y sales
bien surtida y en la esquina
la Despensa de Gonzáles.

Poggi en la oficina de Rentas
y no me quiero pasar,
mirando por lo de Melas
lo del Doctor Gouaillard.

Quién no recuerda aquel hombre
premiado por el Señor
fue por años para pobres
Tino el único Doctor.

Esquina de Farmacia Serra
muy cerca del corazón
Artázcoz con lo de Fefer
Colombo en liquidación.

Y por la vereda oeste
cerró la juguetería
y el Banco de Chascomús
que en ese tiempo existía.

Casa de alto, sí señor
y que portones tenía
casi llegando a la esquina
de Alfonsín la Escribanía.

Se cruzaba hasta El Diario
con sus mesas y billares
si parece que lo viera
en noches de carnavales.

Casa Saulo y “La Cabaña”
que vende todo casero
estaba justito enfrente
Pepe Gobbi y sus sombreros.

Piazzolli la platería
un orgullo nacional
de Longo la mueblería
y la tienda de Acebal.

Y voy llegando a la vía
Me da pena terminar
Con la farmacia Bossatta
Y la juguetería Baltar.

Hoy son nuevos los locales
galerías y garajes
por eso es que recordé
a la mejor de mis calles.

La vieja calle del corso
la calle de lindas chicas
quien no paseó alguna tarde
a la sombra de sus tipas.

La calle de personajes
comercios en cantidad,
vieja calle Buenas Aires
la mejor de mi Ciudad.
Bernando Alzola.

¿Qué les pareció?. ¿Interesante. . .verdad?. queremos proponerles, a modo de “Búsqueda del Tesoro”, que si vienen a visitarnos, recorrerla y hasta de hallar, y reconocer a los lugares nombrados en la poesía y que, a través de nuestra página en Facebook, nos cuenten como resulto esa búsqueda. . .       

Nota: Marcela Ducós - Fotografías: CT-Photo

* Se permite la reproducción total ó parcial de dicha nota, siempre y cuando se mencione a la fuente. Chascomús Turista®.

No hay comentarios:

Publicar un comentario